La mayoría de las empresas británicas confirman que el Brexit ha afectado a sus decisiones en el campo de las tecnologías de la información

Publicado septiembre 20, 2017 Cloud Computing Transformación digital

El estudio revela que el 90 por ciento de las empresas inglesas mantienen ambiciosas expectativas de crecimiento de cara a los próximos meses, a pesar de operar en un mercado que se enfrenta al impacto del Brexit, a rápidos cambios tecnológicos y a una gran incertidumbre política a nivel mundial.

En una encuesta entre directivos informáticos del Reino Unido, el 27 por ciento manifestaron unas expectativas de crecimiento más bien conservadoras, frente al 63 que esperan un fuerte crecimiento.

brexitEl informe puso de manifiesto la manera en que los principales responsables de los sistemas informáticos de las empresas tienen previsto acometer la transformación. La mayoría de los CIOs del Reino Unido confirmaron que el Brexit había afectado a sus decisiones en este campo. Casi seis de cada diez consideraron la incertidumbre política como el mayor escollo que puede dificultar el logro de sus objetivos de transformación digital, y más de la mitad opinaron que existe una “evidente falta de rumbo y consenso entre los altos directivos de las empresas”, precisamente cuando más necesaria sería la claridad de objetivos.

No obstante, existe una actitud optimista ante el cambio, pues casi el 60 por ciento de las organizaciones están tomando decisiones en el campo de sus infraestructuras informáticas que les permitan reaccionar ante la incertidumbre para así mantener su crecimiento y competitividad. De hecho, el 58 por ciento mencionan el cambiante entorno político como la principal dificultad a la hora de tomar decisiones. El 35 por ciento de los entrevistados estaban tomando decisiones relativas a sus infraestructuras tecnológicas encaminadas a favorecer el cambio. Asimismo, el 24 por ciento han emprendido iniciativas de transformación digital con el objetivo de mejorar su competitividad, y el 23 por ciento han cancelado al menos un proyecto de transformación digital, mientras que el 18 por ciento se muestran cautos con respecto al cambio y han optado por congelar temporalmente sus presupuestos de transformación digital.

Matthew Finnie, CTO de Interoute, ha declarado que “este estudio demuestra que la mayoría de las empresas británicas están adoptando decisiones tecnológicas de manera proactiva y están dispuestas a variar el rumbo rápidamente para mantener su competitividad ante un mercado tan incierto y cambiante. También revela hasta qué punto se ha producido un cambio de estrategia en lo relativo a la planificación tecnológica.”

“El objetivo último de la transformación digital”, añade Finnie, “es proporcionar a las organizaciones la flexibilidad suficiente para reaccionar ante los cambios geopolíticos y de mercado, además de aportar valor añadido tanto a los clientes como a la empresa. Para ello es necesaria una infraestructura TIC que facilite el cambio, en lugar de impedirlo. En vez de vincular irreversiblemente a una organización con un determinado proveedor o una elección de infraestructura inmutable, intenta garantizar que la plataforma y el proveedor elegidos proporcionen la libertad necesaria para poder cambiar y adaptarse a los vaivenes del mercado.”

Conectar lo viejo con lo nuevo

En su empeño por cumplir a la vez objetivos muy diferentes, las empresas se enfrentan al reto de lidiar con distintos sistemas preexistentes e infraestructuras internas para mantener su competitividad sin disparar los costes y garantizando en todo momento su estabilidad. Los principales objetivos que marcan las estrategias de transformación digital de las empresas británicas son el deseo de modernizar sus sistemas informáticos con objeto de mejorar sus operaciones y reducir costes, perfeccionar la experiencia que se ofrece a empleados y clientes, globalizar las infraestructuras informáticas para poder aprovechar las capacidades técnicas disponibles en otros países, y potenciar la innovación para lograr nuevos ingresos y aumentar su competitividad.

La transición a la nube

Para responder a los cambios en las necesidades, en los próximos 9 meses las empresas van a migrar a la nube una parte considerable de sus infraestructuras informáticas. A la hora de elegir la plataforma cloud ideal para sus aplicaciones, el 90 por ciento resaltaron la necesidad de proximidad física entre las aplicaciones en la nube y los clientes que las utilizan. Y casi tres cuartas partes insistieron en la importancia de una integración total entre la nube y la red.

Y, sin embargo, no todas las organizaciones que tienen definida una estrategia en el campo de la nube manifiestan la misma convicción a la hora de acometerla: el 28 por ciento optan por priorizar la nube cueste lo que cueste, otro 28 por ciento entienden que, si es necesario refactorizar por completo una aplicación, lo más lógico es optar por una estrategia híbrida, el 22 por ciento cuentan con la flexibilidad suficiente para decidir la opción de infraestructura más adecuada para cada aplicación, y el 21 por ciento consideran que, si el planteamiento para una aplicación sería trasladarla directamente a la nube sin rediseñarla (lo que en el sector se conoce como “lift and shift”), no hay por qué migrarla a la nube.

Email this to someoneShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Comentarios para La mayoría de las empresas británicas confirman que el Brexit ha afectado a sus decisiones en el campo de las tecnologías de la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *