¿Qué es SaaS?

Con el concepto de Software como Servicio (SaaS, Software as a Service) se describe cualquier servicio cloud en el que los consumidores puedan acceder a aplicaciones de software a través de internet. Esas aplicaciones están alojadas "en la nube" y pueden utilizarse para una amplia variedad de tareas, tanto para particulares como para organizaciones. Google, Twitter, Facebook y Flickr son ejemplos de SaaS, en los cuales los usuarios pueden acceder a los servicios a través de cualquier dispositivo que pueda conectarse a internet. Los usuarios empresariales pueden utilizar aplicaciones para resolver necesidades muy diversas, desde la contabilidad y la facturación hasta el seguimiento de ventas, planificación, control de rendimiento y comunicaciones (por ejemplo, el correo web y la mensajería instantánea).

El modelo SaaS se conoce también a veces como "software a demanda", y la forma de utilizarlo se parece más a alquilar el software que a comprarlo. Con las aplicaciones tradicionales, el software se compra al principio como un paquete, y una vez adquirido se instala en el ordenador del usuario. La licencia del software puede también establecer limitaciones en cuanto al número de usuarios y/o dispositivos en los cuales puede instalarse. Por el contrario, los usuarios del Software como Servicio se suscriben al software, en lugar de comprarlo, generalmente por períodos mensuales. Las aplicaciones se compran y utilizan a través de internet, y los archivos se guardan en la nube, no en el ordenador del usuario.

Son varias las razones por las que el modelo SaaS resulta muy ventajoso tanto para empresas como para particulares:

  • No tiene costes adicionales de hardware; la potencia de procesamiento necesaria para hacer funcionar las aplicaciones la proporciona el proveedor de la infraestructura cloud.
  • No tiene costes de alta; las aplicaciones están listas para utilizarlas desde el momento en que el usuario se suscribe a ellas.
  • Se paga sólo por lo que se utiliza; si un elemento de software sólo se va a necesitar durante un período limitado, se puede pagar únicamente durante ese período, y generalmente las suscripciones pueden cancelarse en cualquier momento.
  • El uso del servicio es escalable; si un usuario decide que necesita más espacio de almacenamiento o contratar servicios adicionales, por ejemplo, puede acceder a esos servicios a demanda sin tener que instalar más hardware o software.
  • Las actualizaciones son automáticas; cada vez que existe una actualización, queda disponible online de forma inmediata para los usuarios, a menudo sin coste. No se necesitará ningún software nuevo, como ocurre con otros tipos de aplicaciones, y por lo general las actualizaciones serán desplegadas automáticamente por el proveedor del servicio cloud.
  • Compatibilidad entre dispositivos; para acceder a las aplicaciones SaaS puede utilizarse cualquier dispositivo con conexión a internet, lo que las hace ideales para quienes utilizan muchos dispositivos diferentes, por ejemplo tablets y teléfonos con internet, así como para los que no siempre utilizan el mismo ordenador.
  • Accesible desde cualquier lugar; en lugar de limitarse a instalaciones concretas en ordenadores específicos, la aplicación puede estar accesible para cualquiera que tenga un dispositivo capaz de conectarse a internet.
  • Las aplicaciones pueden personalizarse y asociarse a la imagen de marca del proveedor; algunas aplicaciones de software pueden personalizarse, es decir, alterarse para adaptarlas a las necesidades y la imagen de marca de un determinado cliente.

El software ofimático es el mejor ejemplo posible de aplicación del modelo SaaS en la empresa. Todas las tareas relacionadas con la contabilidad, facturación, ventas y planificación pueden ejecutarse en la modalidad de Software como Servicio. A una empresa podría interesarle utilizar un determinado elemento de software que realice todas estas tareas, o bien varios diferentes para cada una de esas tareas. El cliente puede conseguir el software necesario suscribiéndose a él a través de internet, y a partir de ese momento acceder online a ese software desde cualquier ordenador de su oficina, con sólo introducir un nombre de usuario y una contraseña. Y si cambian sus necesidades, podrá cambiar fácilmente al software que mejor las resuelva. Cualquiera que necesite acceder a un determinado elemento de software puede darse de alta como usuario, tanto si se trata de sólo una o dos personas como si son todos los empleados de una gran organización con cientos de trabajadores.

 Resumen

  • Con el modelo SaaS no hay costes de alta, tan habituales en otras aplicaciones
  • El modelo SaaS es escalable, con actualizaciones disponibles a demanda
  • El acceso al Software como Servicio es compatible con todo tipo de dispositivos capaces de conectarse a internet
  • Las aplicaciones están accesibles desde cualquier lugar donde se disponga de una conexión a internet

Si desea más información, puede visitar las siguientes páginas:

 

Inscríbase hoy mismo para obtener una prueba gratuita del servicio de hosting cloud de Interoute

VDC Free trial button               Virtual Data Centre (VDC) Buy button